La relajación, una intervención enfermera (III)

Hacia finales del siglo pasado Emil Cou ya comenzó a utilizar el pensamiento para tratar síntomas físicos. Pero fue Carl Jung quien empezó a hacer uso de estas técnicas para la curación. Desde ese momento, las terapias Junguianas y gestálticas han desarrollado diferentes técnicas de reducción de estrés a través de los poderes imaginativos de la mente.  Entre las distintas modalidades de desarrollar la imaginación os vamos a explicar brevemente las tres siguientes: la  visualización, las imágenes dirigidas y escuchar música.  Aunque haremos más hincapié  en la más común de ellas, las imágenes dirigidas. Por ello aportaremos algún guión ejemplo de esta técnica.

Además hoy os daremos información sobre el entrenamiento autógeno. Su autor, Schultz empezó a hacer uso de esta técnica a través de la hipnosis. Se propuso conseguir la relajación muscular  y de las paredes de los vasos sanguíneos a través de sensaciones de pesadez y calor. De esta manera, consiguió un procedimiento eficaz en el que se llega a un estado pseudo-hipnótico  en el que se induce la relajación y el control voluntario sobre los procesos de SNA.

Técnica de la imaginación activa

Imágenes dirigidas

Entrenamiento autógeno

La relajación, una intervención enfermera (II)

Como ya hablamos la primera entrada sobre este tema, la respiración es la base de la mayoría de técnicas de relajación. En ella intervienen tres movimientos, inhalación, exhalación y pausa respiratoria entre ambos.

Hoy os explicaremos cómo realizar respiración diafragmática guiada y cómo hacerlo con conciencia plena.

Por otra parte también os vamos a explicar en qué consiste la técnica de relajación muscular progresiva, también llamada de Jacobson haciendo mención al profesional que la desarrolló. Se basa en la relación que se establece entre tensión y ansiedad, por ello se trata de entrenar  la relajación de los diferentes grupos musculares para facilitar que estas desaparezcan.

¿Cómo realizar respiración diafragmática guiada y cómo hacerlo con conciencia plena?

 

Técnica de relajación muscular progresiva

 

En próximas entradas seguiremos profundizando sobre las intervenciones de enfermería relacionadas con la relajación.

Sexting, ¿Cómo podemos prevenirlo?

El sexting consiste en la difusión o publicación de imágenes o vídeos de tipo sexual, producidos por el propio remitente, principalmente a través del teléfono móvil o por otros dispositivos tecnológicos (tabletas, portátiles, etc.). El término sexting es un anglicismo que proviene de: “sex” (sexo) y “texting” (envío de mensajes de texto a través de los teléfonos móviles); en español también se conoce como sexteo.

Las imágenes o vídeos son realizados por el mismo remitente de forma voluntaria, o bien son realizados por otra persona, pero quién las protagoniza presta su consentimiento para ello, al menos de manera inicial.

RECOMENDACIONES PARA LA PREVENCIÓN

 

Los adolescentes tienden a no compartir con los adultos las experiencias que llevan a cabo en el entorno digital y los padres desconocen en un gran porcentaje las actividades que los menores realizan. Esta situación conlleva una falta de comunicación que repercute negativamente en el caso de existir una práctica irresponsable en el uso de internet que pueda originar una situación de riesgo.

 

Recomendaciones para padres

  • En función de la capacidad para sobreponerse y la personalidad de cada adolescente, las consecuencias podrán ser más o menos graves, es por ello que el entorno más cercano al menor ha de estar en alerta a cualquier cambio conductual que se pueda presentar en su rutina diaria.
  • Se recomienda establecer unas normas de uso de forma conjunta y consensuada.
  • Es recomendable que los padres y madres o tutores asuman el pago de la factura del teléfono móvil, puesto que el riesgo de practicar sexting es mayor entre aquellos menores de edad que pagan sus propias facturas telefónicas, al fomentarse así su autonomía y sensación de anonimato.

Recomendaciones a trasladar a los menores

  • Conocer la importancia del cuidado de la imagen online. Una imagen publicada en Internet es muy difícil de eliminar y además podrá ser accesible a multitud de personas, al perderse el control con un solo envío. Por ello hay que tener presente que la información que creemos de nosotros mismos en el presente puede perjudicarnos en el futuro.
  • Ser muy conscientes de a quién se le envían las imágenes, pues cuanta menor confianza se tiene con el destinatario, más posibilidades existen de que esas imágenes se reproduzcan después. Se aconseja incluir algún mensaje del tipo “esto es sólo para ti” o “únicamente para tus ojos”, dejando claro que no se desea que se reenvíe la foto o el vídeo.
  • Tener cuidado con no enviar la imagen a un número equivocado, ya que se puede producir un error involuntario.
  • Evitar que aparezca el rostro en las imágenes u otros rasgos, como lunares, cicatrices, piercings o tatuajes: así se impide la identificación en caso de reenvío.
  • Asegurarse de que la imagen no lleva coordenadas de geolocalización. En algunos casos, los teléfonos móviles tienen activada la función de GPS, de forma que se añaden automáticamente las coordenadas de las fotos que se hacen. Esto puede suponer un peligro añadido en caso de difusión de la foto o robo del dispositivo, ya que terceras personas pueden saber dónde se han tomado y localizar al menor, pudiéndose producir casos de ciberacoso o grooming.
  • Borrar siempre las imágenes atrevidas de los dispositivos móviles o del ordenador, ya se hayan producido o recibido, pues estos pueden ser robados o extraviados.
  • Hablarles sobre la diferencia entre relaciones sentimentales, de amistad…, sanas, marcadas por el respeto, y las que pueden perjudicarles, ya que se basan en los celos, la posesión y la manipulación.
  • Evitar el sexting cuando se está muy excitado o eufórico, ya que ciertos comportamientos, como el envío de imágenes atrevidas, tal vez no se realizaría en condiciones normales.

 

 

 

En el caso de que un adulto reciba imágenes de sexting producidas por un menor, ya sea el propio menor quien se las envía o se hayan recibido través de un tercero, tiene la obligación de denunciarlo y de borrar dicho material ya que la recepción y posesión por un adulto de las imágenes de sexting de un menor (así como el reenvío de éstas a otro adulto) constituye un delito de corrupción de menores. Por otro lado, si un adulto envía imágenes sexualmente explicitas de menores a otro menor, se expone a un delito de provocación sexual.

En tal caso, los hechos deben denunciarse ante los organismos competentes para ello. Es conveniente, además, aportar pruebas gráficas del material vejatorio (correos, Whatsapps, comentarios en foros, fotos, etc.) que se hayan podido producir a raíz de la publicación de las imágenes de sexting.

Para interponer denuncias en caso de que el sexting constituya un delito…

  • Guardia Civil (Brigada de Delitos Telemáticos). Oficina de Atención al Ciudadano.
  • Policía Nacional (Brigada de Investigación Tecnológica).

BIBLIOGRAFÍA

Síndrome de Morris, el pseudohermafroditismo masculino

 

Supongamos un caso hipotético:

Una niña que nace sana y sin ninguna complicación. Según crece, es una preciosidad de cría. Más adelante, entra en plena adolescencia. Tiene 12 años, 13 años…16 años, es completamente normal salvo en una cosa: no le ha llegado la menstruación. Los padres la llevan al ginecólogo, quien estudia el caso, y entre otras pruebas le realiza una ecografía abdominal. La sospecha aparece, el doctor realiza otras pruebas y su hipótesis se confirma.

Reúne a los padres en la consulta y les da el diagnóstico: “Su hija no tiene la menstruación ni la tendrá, porque en realidad su hija es genéticamente un varón. Padece el síndrome de Morris”

Se trata de una insensibilidad congénita a los andrógenos (las hormonas responsables de los caracteres sexuales masculinos) transmitida por un gen materno recesivo ligado al cromosomas X responsable del receptor de andrógenos. Por tanto, el fenotipo será femenino: los genitales externos son femeninos con una vagina corta y ciega, con desarrollo mamario (gracias a los estrógenos producidos en los testículos) y amenorrea primaria (falta de regla) y ausencia de vello púbico y axilar (debido a la insensibilidad androgénica).

El Síndrome de Insensibilidad a los Andrógenos (SIA, AIS = Androgen Insensitivity Syndrome) causa una interrupción del desarrollo del sistema reproductor en el feto. En el SIA el feto es concebido con cromosomas sexuales masculinos (XY). En el interior del cuerpo las gónadas embrionarias se desarrollan y comienzan a producir andrógenos. Pero estas hormonas masculinas no pueden completar el desarrollo masculino debido a una rara insensibilidad de los tejidos del cuerpo a los andrógenos. Así pues el desarrollo de los genitales externos continúa en la línea femenina (la “ruta por defecto”), pero el desarrollo de los órganos internos femeninos ya había sido detenido por una hormona  (FMI o Factor de Inhibición Mulleriano) producida por los gónadas fetales.

La sensibilidad del tejido a los andrógenos es controlada por un gen en el cromosoma X, el SIA es una afección recesiva ligada al cromosoma X, heredado por vía materna (aunque en un tercio de los casos se produce por una mutación espontánea). Una madre que es portadora del gen defectuoso tiene 4 posibilidades de concepción con la misma probabilidad cada una de ellas (25%): XY sin SIA, XX no portadora, XX portadora y XY con SIA. El SIA es biológicamente una condición intersexual, en la que los órganos reproductivos/genitales están en desacuerdo  en distintos grados con el cariotipo. (Esto es completamente distinto a la  transexualidad o disforia de género).

Lo verdaderamente fascinante en el cuerpo de una mujer con síndrome de insensibilidad al andrógeno es otra cosa. Los andrógenos son los responsables de las espinillas que tantos traumas provocan en la pubertad, así como de la alopecia, tanto en los hombres como en las mujeres. Pues alguien sin andrógenos no tendrá que recurrir nunca a cremas para el acné ni tampoco a crecepelos: mostrará una piel lustrosa, casi de muñeca, y una pelo igualmente denso y abundante, también como el de una muñeca; Barbie, para más señas.

Los andrógenos también son los responsables de que nos salga pelo por todo el cuerpo. Así que las mujeres sin andrógenos presentan unas axilas y un pubis totalmente limpios de vello, acaso con restos de una ligera pelusa muy fácil de depilar. No en vano, muchas de las modelos y actrices de cuerpos esculturales que hoy se adoran sufren esta carencia de andrógenos que incide en el desarrollo de los genitales pero, por contrapartida, otorga unos beneficios estéticos que arruinarían a las clínicas de belleza. Porque las mujeres que sufren este síndrome también suelen tener grandes pechos y ser muy altas, aunque la razón de esto último aún no está muy clara.

Lo más irónico de estos iconos eróticos superdesarrollados es que constituyen fraudes darwinianos. Llaman ostentosamente la atención del sexo contrario con su aspecto de modelos de pasarela, tal y como lo harían las hiperbólicas colas de los pavos reales, pero el fin de tanta atracción no es, como acostumbra, la reproducción. Porque las mujeres con síndrome de insensibilidad al andrógeno también son estériles, jamás podrán tener hijos. Como maniquíes. Como estatuas perfectas de Venus. Las mujeres más saludables y femeninas no se pueden replicar, sólo se contemplan como si estuvieran exhibidas en el viril de un museo.

 

Bibliografía

https://iguanamarina.wordpress.com/2012/03/30/si-la-naturaleza-duda-crea-una-mujer/

http://es.paperblog.com/sindrome-de-morris-el-pseudohermafroditismo-masculino-de-anne-igartiburu-480984/

http://www.xatakaciencia.com/genetica/la-belleza-esteril-el-sindrome-de-insensibilidad-al-androgeno

http://grapsia.org/content/view/12/27/

 

 

La relajación, una intervención enfermera

Las técnicas de relajación han sido objeto de un gran interés desde muchos ámbitos dada su importante asociación con el estrés.

El estrés es un hecho habitual en nuestras vidas. No solo respecto a sucesos negativos sino también a positivos. Nuestras experiencias estresoras provienen de tres fuentes básicas: nuestro entorno, nuestro cuerpo y nuestros pensamientos.

Nos podemos sentir estresados por una ruptura sentimental pero también por el comienzo de una relación; por el fallecimiento de un ser querido o por el nacimiento de otro.

Se ha encontrado igualmente relación entre el estrés y muchos otros padecimientos físicos tales como dolor de cabeza, úlcera péptica, artritis, colitis, diarrea, asma, arritmias cardíacas, problemas sexuales, trastornos circulatorios, tensión muscular e incluso cáncer.

Se puede reducir el estrés debilitando la influencia de los estímulos desencadenantes, aumentando los recursos y las posibilidades de control por parte del sujeto, practicando técnicas que influyan en los procesos fisiológicos y modulen la actividad del sistema nervioso, etc.

Los primeros modelos teóricos empleados en el tratamiento de la ansiedad, postulaban que generar respuestas fisiológicas antagónicas a la ansiedad debilitaría el impacto de las situaciones que la provocan.  Así la relajación se ha convertido en un componente básico de los tratamientos para todos los trastornos con una base de ansiedad.

Nuestra intención con esta entrada y las sucesivas es que aprendáis a utilizar técnicas de relajación en relación a los síntomas que experimentéis.

Hoy os presentamos una tabla muy sencilla y posteriormente iremos colgando varias técnicas de relajación:

  1. Comenzaremos por la respiración, base de la mayoría de estas técnicas. Posteriormente os mostraremos como usar la relajación muscular progresiva tanto en su versión para adultos como en niños.
  2. Más adelante colgaremos información sobre cómo hacer uso de diferentes formas de imaginación  para conseguir la relajación, así como el uso del entrenamiento autógeno.
  3. En esta tercera entrada hablaremos de la meditación, que nos servirá para recordar la técnica de mindfulness que ya comentamos en su momento.
  4. Daremos fin a este bloque temático con una breve entrada sobre relajación completa que combina varias estrategias de relajación y es de práctica habitual en la asistencia clínica.

Trastornos sexuales: Parafilias

Hace varias semanas estuvimos hablando de las disfunciones sexuales como un trastorno de la sexualidad. Esta semana vamos a hablar de otro trastorno: las parafilias (del griego παρά, pará: ‘al margen de’, y φιλία, filía: `amor’).

CONCEPTO Y CLASIFICACIÓN

Las parafilias se caracterizan por una alteración en el objeto o la expresión de la gratificación sexual (ver tabla 1). Para considerarse parafilia, la actividad sexual debe caracterizarse por una preferencia por el uso de objetos no humanos para lograr la excitación sexual, por imponer humillación sexual o sufrirla, o por la implicación de compañeros sexuales que no consienten en la relación.

No existe un consenso para establecer un límite preciso entre el interés sexual inusual y la parafilia. Incluso existe debate sobre si alguna de las consideradas parafilias deberían figurar en los manuales de diagnóstico o no.

tabla 1

Tabla 1.

Las parafilias más frecuentes son las siguientes:

exhibicionismo...

Se considera que las desviaciones sexuales tienen 3 aspectos:

la conducta no se adapta...

EPIDEMIOLOGÍA

Las parafilias son relativamente infrecuentes en la práctica psiquiátrica. La mayoría de los casos se detectan únicamente cuando solicitan tratamiento o si surgen problemas legales.

 

ETIOPATOGENIA

factores

 

CARACTERÍSTICAS CLÍNICAS, EVOLUCIÓN Y PRONÓSTICO EN LAS DISTINTAS PARAFILIAS

Las parafilias se suelen establecer en la adolescencia y se dan en su gran mayoría en hombres, aunque también en mujeres. Los trastornos psíquicos concominantes son frecuentes, entre ellos destacan el abuso de sustancias, trastornos del estado de ánimo y los trastornos de personalidad.

los fetichistas...

MANEJO CLÍNICO DE LAS PARAFILIAS

Este tipo de trastornos suelen ser tratados en la atención especializada, pero los profesionales no psiquiatras deben tener la información y las habilidades necesarias para poder realizar un adecuado manejo y derivación hacia el especialista.

Evaluación de las conductas parafílicas:

motivo de consulta

En cualquier sujeto que consulte por problemas sexuales se deberá realizar una evaluación psicosexual completa:

  • Información y conocimientos sobre la sexualidad
  • Edad de inicio y evolución de las conductas sexuales (masturbación, contactos sexuales…)
  • Historia de relaciones sexuales
  • Orientación e impulso sexual
  • Disfunciones sexuales
  • Experiencias sexuales parafílicas
  • Prácticas sexuales en la actualidad

 

Consideraciones sobre el tratamiento:

Los objetivos del tratamiento deben ser claros desde el principio y no se debería imponer ningún tipo de tratamiento si el paciente no lo desea:

adaptarse...

En el caso de que el objetivo del tratamiento sea el de cambiar el objeto de excitación, será necesario abordar los siguientes puntos:

  • Animar al paciente a que establezca relaciones no parafílicas
  • Abordar la inadecuación sexual mediante técnicas basadas en la introspección y técnicas conductuales como las utilizadas en las disfunciones sexuales
  • Promover el interés por actividades gratificantes que ocupen el tiempo que antes el sujeto dedicaba a las conductas parafílicas
  • Disminuir la masturbación con fantasías parafílicas y animar al paciente a que utilice fantasías más adecuadas para su caso

 

Técnicas psicológicas específicas para los trastornos parafílicos:

circulo

Tratamiento farmacológico de las parafilias:

  1. Antiandrógenos: actúan periféricamente reduciendo los niveles séricos de testosterona y centralmente reduciendo el impulso sexual. El objetico es reducir las fantasías parafílicas al tiempo que se evita la disfunción eréctil.
  2. ISRS: para reducir tanto las fantasías parafílicas como las conductas impulsivas.
  3. Antipsicóticos y antidepresivos cuando la parafilia se asocia a esquizofrenia o una depresión mayor.

 

 

Grooming

El grooming, es un tipo de ciberacoso ejercido deliberadamente por un adulto para establecer una relación y un control emocional sobre un menor con el fin de preparar el terreno para su abuso sexual. Mediante un conjunto de técnicas de engaño y persuasión el acosador se gana la confianza de los niños y niñas con la finalidad de conseguir un beneficio sexual (grooming es una palabra inglesa que significa engatusamiento).

Estas acciones pueden comprender desde embaucar al menor para que se haga fotos o videos desnudo o con poses provocativas y pornográficas, hasta la corrupción, la prostitución infantil y los abusos sexuales.

No siempre el objetivo del acosador es establecer un contacto sexual con los menores; en ocasiones el objetivo es obtener material pornográfico y distribuirlo por Internet. Sin embargo, el daño causado en los niños, niñas y adolescentes es el mismo que si se hubiera producido el contacto sexual.

Características y fases del grooming

         1. Estableciendo una fase previa de relación y confianza

En este caso, el acosador basa su relación en la confianza con el menor, con el fin de que entregue por voluntad propia material sensible que pueda utilizar más adelante para el chantaje y la extorsión.

Cuando esto ocurre, el grooming se caracteriza por:

Captura de pantalla 2016-03-05 a las 12.54.17.jpg

        2. Sin fase previa de relación y confianza

En este caso el acosador logra el material (fotos y videos con contenido sexual) mediante la obtención de contraseñas o hackeo de cuentas, o de las fotos que los jóvenes han colgado en determinados lugares de Internet. Con este material comienza el chantaje y la extorsión.

Tipo de acosadores

No todos los groomers buscan establecer un contacto sexual con el menor, en algunas ocasiones el objetivo es obtener material pornográfico para su propio consumo o para distribuirlo por Internet.

Podemos identificar tres tipos de acosadores:

Captura de pantalla 2016-03-05 a las 12.58.27.jpg

Modos más utilizados por el groomer para contactar y acosar al menor

Los principales modos que utilizan los acosadores para contactar y acosar a menores son:

  • Redes sociales
  • Foros y  chat
  • Plataformas de juegos en línea
  • Teléfono móvil
  • Webcam

El grooming es un fenómeno poco conocido, por lo que no se toman todas las medidas apropiadas para su prevención. Es importante que los adultos tomen conciencia de que para las nuevas generaciones, nacidas en la era de Internet y las redes sociales, las nuevas Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) forman parte de su vida cotidiana, lo que ha generado un cambio en las formas de comunicación y de relación entre las personas.

 Manifestaciones y síntomas del Grooming

Padres y madres deberán estar alerta si observan alguno de los siguientes síntomas:

  • Aparición de síntomas psicosomáticos: En los más pequeños puede aparecer retraimiento y conductas regresivas (mojar la cama, chuparse el dedo) y miedos que antes no tenía.
    En todas las edades pueden aparecer problemas de sueño (miedo a dormir solo, pesadillas, etc.), enfermedades y dolencias frecuentes, mareos, dolor de cabeza o de estómago, frecuentes diarreas sin que se acompañe de vómitos o fiebre, etc. sin que haya una explicación física que lo justifique.
  • Cambios en los hábitos de alimentación y por consiguiente variaciones rápidas de peso.
  • Conductas autodestructivas, automutilaciones o lesiones físicas frecuentes sin explicación razonable: se hace cortes, se golpea, etc.
  • Cambios en el estado de ánimo: cambios de humor, apatía e indiferencia, agresividad, tensión.
  • Cambio en las relaciones sociales. En este sentido pueden darse dos extremos que deben llamar la atención: disminución de las relaciones sociales y aislamiento social (el menor no quiere salir de casa y muestra excesivas reservas en la comunicación), o por el contrario un cambio brusco en el grupo de amigos así como las personas y modelos de referencia.
  • Se esconde u oculta cuando se comunica por internet o móvil.
  • Abandona las actividades de ocio que antes realizaba, o bien cambia bruscamente de actividades.
  • Problemas de autoestima.
  • Pérdida o deterioro de pertenencias físicas.

Además de todas estas manifestaciones, de persistir el acoso, pueden aparecer fugas o bloqueos emocionales, trastorno de la identidad sexual, crisis de ansiedad e ideación y conductas suicidas.

 Si las familias sospechan o detectan que esta situación se está produciendo deben actuar de la siguiente forma:

  • No ceder al chantaje en ningún caso, pues eso facilita más material (nuevas imágenes o vídeos eróticos o pornográficos) para aumentar y continuar la amenaza.
  • Evaluar la certeza de que el acosador tiene el material que dice tener y las posibilidades reales de que lleve a término sus amenazas y las consecuencias.
  • Evitar que el menor siga manteniendo cualquier contacto o relación con el acosador, limitando la capacidad de acción del acosador: revisar listas de contactos, cambiar claves de acceso, revisión total del equipo para evitar malware, cambiar el perfil (en redes sociales, juegos online multijugador, etc.)
  • Proteja el perfil de su hijo/a: si encuentra que el perfil está creado o alterado sin su permiso, contacte a la compañía que opera el sitio para que lo elimine.
  • Bloquee o elimine al acosador: elimine el nombre del acosador de las listas o bloquee su nombre de usuario o correo electrónico.
  • Pedir que la información generada vejatoria sea retirada del servidor de contenidos de Internet en la que seencuentra, y posteriormente de los índices de los contenidos de buscadores en los que aparezca.
  • Denunciar la situación a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. Es conveniente aportar pruebas gráficas del material vejatorio o calumnioso (correos, comentarios en foros, fotos, etc.) que el acosador haya generado.
  • Para habilitar la vía legal analizar las ilegalidades cometidas por el acosador y cuáles pueden ser probadas: en ocasiones es muy difícil demostrar que las imágenes han sido conseguidas mediante coacción o amenazas, e incluso que las haya hecho públicas.
  • Recopilar pruebas del delito: capturas de pantalla, conversaciones, mensajes, etc. todo aquello que pueda probar las acciones del acosador o dar pistas sobre su paradero o modo de actuar. Es especialmente importante cuidar no vulnerar la ley en la obtención de estas pruebas.
  • Formular una denuncia, con independencia de que el acoso haya o no cesado.
El grooming, es un abuso sexual a un menor, y por tanto es un delito que como padres debemos denunciar. La denuncia puede realizarse ante: las Fuerzas y Cuerpos de la Seguridad del Estado, ante el Juez o ante el Ministerio Fiscal.
Bibliografía

¿Cómo actuar ante un caso de ciberbullying?

Una vez sabemos en qué consiste el ciberbullyin y cómo se manifiesta, vamos a ver cuales son las recomendaciones sobre cómo actuar ante un caso de ciberbullying:

Información para padres, madres y tutores sobre cómo actuar ante un caso de ciberbullying

  • Escuche y dialogue. Pregunte a su hijo/a por lo que está sucediendo, escúchele atentamente y ayúdele a expresar emociones y preocupaciones (use frases como “Cuéntame más sobre eso“). Para facilitar el dialogo muéstrese sereno y adopte una actitud de comprensión y atención, no es el momento de juzgarle. Si encuentra reticencias al dialogo (los adolescentes tienen su propia dinámica social que generalmente no incluye a sus padres) promueva que hable con amigos u otros adultos de confianza para que le ayuden a gestionar la situación.
  • Refuerce su autoestima y no le culpabilice. Asegúrese de que entiende la problemática asociada al ciberacoso y haga hincapié en que no está solo, que usted está allí para ayudarle a resolver la situación con la dignidad y el respeto que toda persona se merece. Si bien él puede haber cometido errores en ningún caso justifican lo que le está sucediendo. Sea positivo, reconozca su valentía por haber pedido ayuda y/o dejarse ayudar, y hágale saber que lo superará.
  • Actué, trace un plan. Actué inmediatamente, no espere a que el acoso cese por sí solo porque el problema podría agravarse. Proponga una respuesta eficaz a la situación y cuente con la cooperación de su hijo para llevarla a cabo. Asegúrese de que el menor entiende cuáles son los siguientes pasos a realizar, el objetivo es que salga reforzado y se sientaparte de la solución.
  • Comunique la situación al colegio. La escuela es el principal lugar de relación del menor,por lo que es muy importante que sean conocedores de la situación. La mayoría de colegios están sensibilizados sobre el ciberacoso y muchos de ellos disponen de protocolos de actuación en sus planes de convivencia. Cuando hable con el colegio sobre la situación de su hijo trate de no sobrerreaccionar, tenga presente que lo más importante es trabajar conjuntamente para resolver la situación (déjeles claro que usted está para ayudar y que confía en el colegio de la misma manera en que espera que ellos confíen en usted).
  • Busque la ayuda de expertos. Las siguientes entidades disponen de «Líneas de Ayuda» conformadas por abogados, psicólogos y expertos en seguridad infantil con la que sensibilizar, informar y mediar ante casos de ciberacoso:

Fundación ANAR
Padres 2.0 (ONG)
Pantallas Amigas
Fundación Alia2

  • En situaciones graves de ciberacoso puede denunciarlo a la Policía, Guardia Civil o fiscalía de menores. En este sentido, la legislación vigente obliga a que las denuncias se formalicen en un centro policial o judicial, descartando la posibilidad de denuncias telemáticas.
  • Asegúrese que se siente cómodo solicitando su ayuda. Si el menor presiente que se meterá en problemas o que perderá algún privilegio (como el acceso a Internet o el teléfono móvil) al comunicarle algún incidente en el que se haya visto involucrado, será más reticente a solicitar su ayuda. Lo que puede provocar que intente resolverlo por sí mismo acrecentando el problem

 

Información para menores víctimas sobre cómo actuar ante un caso de ciberbullying

  • Mantén la información sensible en privado. Cuanta más información sensible difundas sobre ti (especialmente las imágenes comprometidas) más vulnerable serás. Recuerda que no se tiene control sobre lo que se pública a través de Internet y que alguien podría utilizarlo en el futuro para perjudicarte.
  • Cómo actuar ante un episodio de ciberacoso. Por lo general se recomienda no responder a la provocación para romper la dinámica del acoso; los agresores simplemente tratan de llamar la atención para ganar status. Si ignorar al acosador no funciona puedes probar a comunicar la situación al agresor y decirle que pare: pero para ello es necesario que te sientas preparado para transmitir el mensaje de forma respetuosa y firme, no de manera enojada o agresiva.
  • Habla sobre ello. Al principio puede que pienses que puedes arreglártelas tu solo o que decírselo a alguien no solucionara nada, pero hablar sobre el problema te resultará de gran ayuda. No esperes a sentirte realmente mal, busca alguien en quien confíes y si este no parece entenderte prueba con otro.
  • Cuando solicitar ayuda. Cuando consideres que un comportamiento ha superado el límite (te sientes amenazado física o emocionalmente) es hora de buscar la ayuda de adultos.
  • Anímate a hacer nuevos amigos. Los acosadores no suelen dirigir sus ataques hacía los que perciben que están bien apoyados socialmente. Si tienes amigos que te muestran su apoyo, es probable que la intimidación cese.
  • Bloquea al acosador y denuncia los contenidos abusivos. La mayoría de servicios en la red (redes sociales, mensajería instantánea, foros, etc.) permiten bloquear a los usuarios que se comportan de forma inapropiada (insultan, amenazan). De igual modo se pueden denunciar contenidos que resulten ofensivos.
  • Guardar las evidencias. Es recomendable guardar los mensajes, capturas de pantalla y otras evidencias del acoso por si son necesarios en un futuro para denunciarlo ante tus padres, colegio o policía.

Información para menores espectadores sobre cómo actuar ante el ciberbullying: ¿cómo pasar de espectador a luchar contra el ciberbullying?

Un espectador es alguien que ve lo que está ocurriendo entre acosador y víctima, pero que no participa directamente en el acoso.

El papel de los espectadores es clave en el desenlace de la situación: pueden animar al acosador para que continúe con sus abusos; no implicarse en la acción, mirar para otro lado y, por lo tanto, consentirla; o ayudar a la víctima a salir de la situación.

  • Muestra tu rechazo. Algunas personas realizan ciberacoso porque creen que la gente aprueba lo que están haciendo o porque piensan que les resulta gracioso. Criticar lo que está pasando, decir que no es divertido y que se trata de un abuso, puede ser suficiente para que el acosador pierda la motivación y deje de hacerlo.
  • Alguien tiene que ser el primero. Si das un paso al frente es probable que veas que no estás solo. A la mayoría de la gente joven le desagrada el ciberbullying, solo están esperando a que alguien tome la iniciativa para apoyarle.
  • Tienes más poder del que crees. Los jóvenes tenéis más probabilidades de convencer a los demás jóvenes para que detengan el acoso que los propios maestros o adultos. La opinión de los compañeros de clase cuenta mucho.
  • Denuncia los contenidos abusivos. La mayoría de servicios en la red (redes sociales, mensajería instantánea, etc.) permiten denunciar contenidos(fotografías, comentarios, incluso perfiles) que resulten ofensivos. Denuncia para construir una red más respetuosa.
  • Rompe la cadena. Si te envían comentarios o imágenes humillantes sobre otra persona es el momento de ponerle freno. Si te sientes cómodo haciéndolo, responde diciendo que no te parece bien, que no quieres fomentarlo, y que animas a otras personas a hacer lo mismo.
  • Ofrece tu ayuda. Si eres amigo de la persona afectada pregúntale por lo que está pasando y muéstrale tu apoyo. Hazle saber que no apruebas lo que le están haciendo y que no se lo merece. Aunque no seas su amigo también puedes hacerlo, seguro que te lo agradecerá. Si ves que la cosa se complica y va a más, busca la ayuda de un profesor.

Información para menores acosadores sobre cómo actuar ante el ciberbullying: ¿cómo dejar de hacerlo?

  • Evita justificarte. La gente busca excusas para justificarlo que está haciendo: “el otro empezó”, “si se lo merece”, “tan solo era un chiste”. Trata de recordar que no hay justificación para ninguna clase de acoso. Nadie se lo merece y siempre resulta dañino.
  • Busca ayuda. Dile a alguien de confianza que estas tratando de corregir algunos comportamientos, por ejemplo, ser menos agresivo online. Pregúntale como puede ayudarte.
  • Limita el acceso a determinados sitios. Si asocias algunos sitios web o aplicaciones con el ciberbullying, trata de evitarlos o al menos limita en lo que puedas su uso.
  • Piensa antes de publicar. Después de escribir algo, pero antes de enviarlo o publicarlo, relájate durante unos momentos y vuelva a leerlo. A continuación reflexiona sobre cómo se podría interpretar el mensaje: ¿Le molestará a alguien? ¿Me molestaría si se dijera eso sobre mí?

 

 

Bibliografía.

www.chaval.es

Guía SOS contra el Ciberbullying para padres

Guía SOS contra el Ciberacoso para padres y educadores

Guía ciberbullying: prevenir y actuar

 

 

Diferencias entre el DSM-IV y V en el espectro de la esquizofrenia y otros trastornos psicóticos

El Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (en inglés Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders,DSM) de la Asociación Estadounidense de Psiquiatría (en inglés American Psychiatric Association o APA) contiene una clasificación de los trastornos mentales y proporciona descripciones claras de las categorías diagnósticas, con el fin de que los clínicos y los investigadores de las ciencias de la salud puedan diagnosticar, estudiar e intercambiar información y tratar los distintos trastornos mentales.

La edición vigente es la quinta, DSM-5, publicada el 18 de mayo de 2013.

La OMS recomienda el uso del sistema internacional denominado CIE-10, acrónimo de la Clasificación Internacional de Enfermedades, décima versión, cuyo uso está generalizado en todo el mundo.

El DSM se elaboró a partir de datos empíricos y con una metodología descriptiva, con el objetivo de mejorar la comunicación entre clínicos de variadas orientaciones, y de clínicos en general con investigadores diversos. Por esto, no tiene la pretensión de explicar las diversas patologías, ni de proponer líneas de tratamiento farmacológico o psicoterapéutico, como tampoco de adscribirse a una teoría o corriente específica dentro de la psicología o de la psiquiatría.

Una concepción errónea muy frecuente es pensar que la clasificación de los trastornos mentales clasifica a las personas; lo que realmente hace es clasificar los trastornos de las personas que los padecen.

Es importante aclarar que siempre debe ser utilizado por personas con experiencia clínica, ya que se usa como una guía que debe ser acompañada de juicio clínico, además de los conocimientos profesionales y criterios éticos necesarios.

El DSM V se ha actualizado con respecto a la versión anterior DSMIV-TR. Iremos viendo las diferencias teniendo en cuenta el diagnóstico a estudio.

En la siguiente presentación veremos las diferencias en el espectro de la esquizofrenia y otros trastornos piscóticos:

 

Bibliografia

https://es.wikipedia.org/wiki/Manual_diagn%C3%B3stico_y_estad%C3%ADstico_de_los_trastornos_mentales